Tu recuerdo

Llega tu recuerdo, un poco invocado, un poco por fuerza propia, y penetra mi pecho y cava hacia adentro con sus dedos raíces, cada vez más hondo.

Y más hondo, tan hondo que me preocupa el vértigo de sentir una enormidad dentro de mí, la probable infelicidad de llevar en el pecho un pozo, un hoyo sin luz, una noche infinita.

Pero entonces tu recuerdo se detiene, ha llegado al extremo de mí y en lugar de atravesarme se da la vuelta y empieza a colgar perlas en la noche, a trazar la cartografía de mi bóveda interior con una lluvia de estrellas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Proyecciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s